jueves, 28 de enero de 2010

Por ahí

Un piedrero va caminando/cantando a las 3 de la mañana por el templo Hossana y al darse cuenta de que está frente a dicha institución procede a gritar:

¡Dios no existe ladrones!
¡Ladrones dios no existe!

y pasa un bus tumba muerto santa librada a peso y me subo.

y en el bus un tipo va gritando al ver que el bus se detiene sin razon aparente frente al rey del dorado:

¡Coño por eso es que los matan hijueputas quiero llegá a mi fokin casa chuchaetumadre muévete!

a lo cual es conductor con voz de no me aguanto malcriadeces de nadie responde:

¡entonces bájate y espera el fokin metro ahuevao!

Al día siguiente camino al trabajo se sube al bus un vendedor ambulante que muy amablemente y con una voz muy similar a la de Domplin ofrece con discurso memorizado aceite carminativo y agujas de coser. Me parece curioso que el vendedor haya mencionado que las agujas de coser sirven para destapar los quemadores de la estufa.
Terminado su discurso y después de pasar por los asientos ofreciendo sus productos, se dispone a bajarse, y ya cerca de la puerta le dice al busero:

Ayer fue el entierro del sobrino. Eso taba así de gente. Rantan policías. Se suponía que los tongos taban pa cuidarnos pero ellos mismos taban fruliaos.

1 comentario:

Joao Q dijo...

jajajaja, cool blood!
Saludos